Monstruos sueltos en el pelotón

Juan Manuel Reyes
Últimas entradas de Juan Manuel Reyes (ver todo)

El duelo sostenido entre Tadej Pogacar, Mathieu van der Poel y Wout van Aert ha hecho que el resto del ciclismo quede un poco de costado. El ganador del Tour de Francia, el corredor con mayor pedigrí del pelotón y el multicampeón belga se han llevado todos los ojos en sus duelos, que llevaron el pasado viernes a una espectacular E3 Harelbeke y prometen grandes cosas para el Tour de Flandes de este domingo.

Hay que aplaudir a los tres por ese duelo constante. No es más que ver cómo la Milán San Remo se definió por una finísima habilidad de Van der Poel, que logró sacar unos pocos segundos bajando el último ascenso, el Poggio, con más habilidad y riesgo que Pogacar y Van Aert. Lo mismo ocurrió en Harelbeke, donde luego de 80 kilómetros de duelo a tres, el belga aprovechó un lanzamiento larguísimo del sprint del esloveno y derrotó a sus dos compañeros de fuga.

Es que el duelo de dos rivales de época como Van Aert y Van der Poel ya era para las épocas, por ir desde enero en las pistas de cross country, hasta las clásicas y una que otra carrera de etapas. Ambos corredores se han encontrado desde que tenían 10 años y competían, uno como juvenil neerlandés, y otro de Bélgica. Es un duelo que va a los orígenes del ciclismo en competencia, entre los cerros de las Ardenas y la potencia pura de Holanda.

Lo que no es normal es ver un corredor de generales luchando por clásicas de marzo y abril si sus objetivos están, presuntamente, en el Tour en julio. Pogacar tiene un calendario que no se veía en un favorito a las generales de las grandes vueltas desde los tiempos de Bernard Hinault y Sean Kelly. Cambiando a Pogacar por “el tejón” y a van Aert por el gran irlandés, la similitud es muy interesante, y demuestra una idea de Tadej de ir por los récords más altos del ciclismo: los de Hinault, Merckx y Anquetil.

Eso sí, hay que reconocer también un Jumbo-Visma que está a otro nivel. En las 10 clásicas corridas hasta la A través de Flandes de este miércoles 29 de marzo, el Jumbo ha estado en el podio en las 10. El día nacional que es el Tour de Flandes tiene como gran favorito a van Aert, pero corredores como Christophe Laporte también pueden resaltar al equipo amarillo de Holanda en tierras flamencas.

Y tal vez por eso han sabido tan a poco carreras como la Vuelta a Cataluña, donde Primoz Roglic (otro Jumbo) y Remco Evenepoel estuvieron a un nivel muy superior. En pocos días empieza la Vuelta al País Vasco, que defiende Daniel Felipe Martínez, pero donde se encuentre con un Roglic o un Evenepoel en este estado de gracia, poco puede hacer, más con un tren Ineos que se ve descarrilado.

En los próximos días, con Flandes, París Roubaix y las clásicas de las Ardenas, se completa la primavera de clásicas. En la que un esloveno, un holandés y un belga han demostrado estar muy por encima del resto del pelotón.

Adenda: El mismo titular podría aplicar para el dominio apabullante de Red Bull en el inicio de la Fórmula 1, pero con una historia casi conmovedora en el regreso de Fernando Alonso a los podios, 22 años después de su primera carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *