Regreso descafeinado para los grandes en el fútbol de Portugal

La Primeira Liga tuvo sorpresas en los partidos que marcaron la reanudación de la competencia.

Lo primero, fue la derrota del Porto por 2-1 en su visita al recién ascendido Famalicao, que con 40 puntos se acerca a zona de clasificación de la UEFA Europa League.

Con los ‘Dragones’ el colombiano Luis Díaz jugó 90 minutos y Mateus Uribe fue suplente. Cabe anotar que en la derrota fue protagonista el arquero argentino Agustín Marchesín con un error en el primer gol del rival.

Lo positivo, el homenaje del patrocinador del Porto, la ceerveza Super Bock, al cambiar su leyenda en la espalda de las camisetas por Super Doc, en gratitud al personal médico durante la pandemia actual.

El jueves el panorama no cambió, porque el Benfica tuvo un triste 0-0 con el Tondela en el Estadio de la Luz, y es el nuevo líder con los mismos 60 puntos del Porto, pero con mejor diferencia de gol.

Después del partido, el bus del club ‘Encarnado’ fue apedreado por hinchas que estuvieron en las afueras del estadio, resultando heridos el alemán Julian Weigl y el serbio Andrija Zivkovic.

Entre tanto, el Sporting de Lisboa no pudo aprovechar para recortar terreno en busca de subir del cuarto lugar al empatar 2-2 en su visita al Vitoria Guimaraes.

La nota destacada para el cierre fue el golazo de Lucas Fernandes en la victoria 1-0 de Portimonense sobre Gil Vicente, donde el colombiano Jackson Martínez actuó 90 minutos.

Deja una respuesta