La Tribuna de Bencho: Candidatura incoherente

FIFA emitió su informe de evaluación de candidaturas para organizar la copa mundial femenina de 2023. Aunque está pendiente la votación, las conclusiones de la entidad que rige el fútbol mundial son duras y contundentes.

Por: Rubén Casas – @Benchobohemio en Twitter

Desde el año pasado inició la carrera de varios países por organizar la copa del mundo femenina que se celebrará en el 2023. Aunque inicialmente nueve naciones manifestaron su interés -incluida Colombia- por ser sede del torneo, en el transcurso de 2019 se fue depurando la lista y al final solo cuatro ofertas fueron presentadas. Una de esas cuatro -Brasil- se retiró entre otros factores por la crisis que ha generado la pandemia.

A pesar de la confianza con la cual la Federación Colombiana de Fútbol y el Ministerio de Deportes postularon la candidatura, muchos nos cuestionamos la pertinencia y factibilidad de realizar el mundial en 2023.

Iniciando por el tema de la pertinencia, la liga femenina no ha sido prioridad para el entorno dirigencial, ni equipos, ni federación y mucho menos Dimayor, muestran intenciones para establecer de forma regular una competición regular. Ahora como consecuencia del COVID-19, es más incierto el futuro de la liga femenina. La crisis económica es tan evidente que el Atlético Huila femenino                         -campeonas continentales de 2018- no disputaran el próximo torneo, si es que se realiza el campeonato.

Esta crisis impactó a todos los clubes y pone en duda la realización de los torneos de todas las categorías en Colombia para 2020, hoy no tenemos certeza sobre la continuidad de todas las instituciones deportivas.

Sobre el componente de viabilidad, la candidatura de Colombia ha sido evaluada junto a las de Japón y la de Australia-Nueva Zelanda. Recientemente FIFA emitió el informe de evaluación y las calificaciones del país realmente dejan mucho que desear. Realmente dejan en evidencia del mundo lo que internamente ya sabemos, la brecha que existe entre Colombia y otras naciones es abismal.

El informe que puede consultarse aquí [1], expone de forma detallada y contundente cada una de las falencias -e incluso documentación incompleta- que soporta la baja calificación de la candidatura colombiana, 2.8 sobre 5 puntos en la evaluación. A continuación, algunos de los aspectos evidenciados en el informe de FIFA:

  • Compromiso para poner más competiciones a disposición de las jóvenes: Los mismos evaluadores mencionan que no se establecen cifras concretas sobre el plan de crecimiento y realmente es algo difícil de creer ante el evidente desinterés en sostener la naciente liga de fútbol profesional femenina.
  • Desarrollo y legado: En la oferta colombiana se habla del impacto del torneo para redefinir el rol de la mujer en el fútbol y consolidar la posición del deporte en la sociedad colombiana. El informe enfatiza en la necesidad de tener objetivos concretos sobre estos aspectos. ¿Qué pensaría si constataran que muchos directivos no respetan a la mujer futbolista?
  • Estadios: Uno de los grandes fallos es presentar dentro de la propuesta un estadio que no cumple con los requisitos -el Olímpico Jaime Morón de Cartagena-, también la oferta enviada, propone como escenario para la inauguración inicial y final al Nemesio Camacho El Campín, estadio que no tiene el aforo que exige FIFA para estos compromisos. El informe también resalta que en los estadios visitados sería difícil cumplir con espacios para áreas como las zonas de prensa y los escenarios que no se visitó la candidatura no entregó los planos detallados para hacer una evaluación completa. Por último, indicando que no se cumple con requisitos mínimos de generación de energía, iluminación artificial y pantallas gigantes.
  • Aspectos comerciales: Innegablemente el aspecto más importante par FIFA es la rentabilidad del campeonato y fue el ítem en el cual la candidatura colombiana fue peor evaluada. Aunque se estima que los costos serán similares a ediciones anteriores del torneo, también se estima que los ingresos no serían muy altos teniendo en cuenta que tampoco se mencionó nada sobre algún apoyo o contribución del estado.
  • Salud, Transporte, Telecomunicaciones, Instalaciones: Aunque en estos ítems el país logra un concepto aceptable, el informe enfatiza la necesidad de invertir en mejoras de los campos de entrenamiento, instalaciones aeroportuarias, sistemas informáticos y telecomunicaciones, además de asegurar que los sistemas de urgencias no cumplen con estándares sanitarios internacionales.

Aunque está pendiente la votación y aunque existe la posibilidad de ser elegidos, recordemos que FIFA considera que es una prioridad institucional y moral, atribuir el respeto que merece al futbol femenino. La realidad es que la candidatura de Colombia adicional a sus deficiencias evidenciadas en el informe y conocidas también por todos, no está alineada con el componente ético que indica el proceso de presentación y evaluación de candidaturas.

La Tribuna de Bencho espera que el diagnostico que realizó FIFA en ese informe sirva para aceptar la existencia de esas brechas y que la dirigencia realmente tome acciones pertinentes. Bien sea que Colombia sea asignada o no, se debe trabajar para que en verdad exista igualdad en el fútbol colombiano.


[1]  Informe Evaluación candidaturas Mundial Femenino 2023: Obtenido en: https://img.fifa.com/image/upload/gtklhbkrxrablaboyjc2.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *