Foto: Cortesía CONMEBOL

¿Qué se debe esperar de la Copa América Femenina en Colombia?

José Celis

Rotonda Deportiva hace presencia en el máximo torneo de selecciones sudamericanas.

Hay mucho en juego en el certamen de selecciones que comienza este viernes 8 de julio en Cali, y terminará el 30 del mismo mes en Bucaramanga: Dos cupos directos y dos repechajes a la Copa Mundial Femenina de Australia y Nueva Zelanda 2023; dos cupos directos al Torneo Olímpico de París 2024 y tres cupos a los Juegos Panamericanos de Santiago, donde Chile está clasificada como anfitriona.

A continuación enlistamos cinco aspectos sobre los que hay expectativa durante el torneo:

Colombia, por el cupo al mundial y el título

Mucho se ha escrito sobre la selección que dirige Nelson Abadía, sobre los vetos a algunas jugadoras y las derrotas en Estados Unidos. Sin embargo, la expectativa es que al tener la localía, Colombia obtenga uno de los dos cupos directos al Mundial y pueda pelear el título con Brasil. En el análisis previo, resulta preocupante el hecho que desde el 28 de noviembre de 2021 (3-2 sobre Uruguay) no ganan las nuestras.

Venezuela, con cara de ser la esperada revelación

El equipo que dirige la italiana Pamela Conti, viene con aire en la camiseta a Colombia tras sus victorias en territorio chileno en la fase de preparación, pero también con su estrella Deyna Castellanos y un plantel que ha mostrado buen funcionamiento. Puede darse el debut mundialista de la ‘Vinotinto’ en tierra oceánica, siempre y cuando puedan llegar a la fase final en Bucaramanga y tumbar a alguno de los favoritos.

¿Brasil sin Marta? No hay problema

La ‘Canarinha’ ha ganado siete de las ocho ediciones de la Copa América Femenina, y no sería sorpresa si la ganan en Colombia a pesar de no contar con su máxima figura, que se está recuperando de una cirugía de rodilla. El espectáculo no faltará por parte del equipo que tendrá a Luana como principal valuarte en el centro del campo.

Un carnaval de goles

El promedio de gol de la Copa América Femenina ha ido en aumento de 3,14 en 2014 a 3,81 goles por encuentro en 2018. Al contar con planteles con más jugadoras en Europa y Estados Unidos, hay expectativa que se pueda mejorar el promedio de goles al ser un campeonato donde todas buscan brillar, y a diferencia con el fútbol masculino se puede esperar más acción en las áreas.

Respuesta condicionada del público

Colombia vuelve a organizar un evento de fútbol internacional después del Preolímpico 2020, tras la malograda Copa América de 2021 que terminó siendo organizada por Brasil. La respuesta del público en las sedes dependerá no solo de cómo le vaya a Colombia, que viene con la lupa encima por las situaciones extradeportivas, sino también por la difícil situación económica que atraviesa el país a partir de la inflación y el aumento del dólar que es tendencia internacional y también deja estragos aquí. Lo importante es que los aficionados dejen en claro a la dirigencia deportiva que el fútbol femenino sí importa, a pesar de muchos factores encontrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *