El cuento de hadas de la selección de Bolivia rumbo al Mundial de USA 94

José Celis
Últimas entradas de José Celis (ver todo)

‘La Verde’ disfrutó de su primera clasificación a una Copa del Mundo, sueño que espera repetir en el futuro.

Es claro que Bolivia ha jugado dos veces en los Mundiales, la primera vez hizo parte de las 12 selecciones que viajaron a Uruguay invitadas para disputar el certamen inaugural, donde perdió sus tres partidos, no hizo goles y recibió 8, pero en 1994 clasificó por méritos propios.

Y no fueron pocos esos méritos, ya que el vasco Xavier Azkargorta supo conocer en poco tiempo al fútbol boliviano y sus jugadores para llevarlo a clasificar directo en un grupo ante Venezuela, Ecuador, la siempre fuerte Uruguay y la favorita Brasil, a la que logró vencer 2-0 en La Paz el 25 de julio de 1993.

El mito de la altura de La Paz cobró fuerza, y el Estadio Hernando Siles fue un auténtico fortín en las eliminatorias con cuatro victorias (13 goles a favor y solo uno en contra), pero no fue por los 3.600 metros de altura (que serían polémicos tras el 6-1 que recibió Argentina con Lionel Messi y la amenaza de veto de la FIFA por parte de Joseph Blatter antes de todo el FIFA Gate), sino porque Bolivia tenía un señor equipo de fútbol.

Carlos Trucco lideraba la defensa desde el arco con su experiencia en Argentina y Colombia, ya que con 36 años jugó el Mundial. En la defensa, Miguel Ángel Rimba y Gustavo Quinteros le daban seguridad a la zaga, con Juan Manuel Peña (de recordado paso por Santa Fe) como alternante. Marco Sandy y Luis Cristaldo desplegaban juego por los costados.

En el centro del campo, Erwin Sánchez, apodado ‘Platini’ por su habilidad y su pegada, Milton Melgar (quien jugaría en Boca Juniors y River Plate) con juego mixto y el capitán Marco Etcheverry eran quienes le daban manejo al juego. Etcheverry, ‘El Diablo’, apodo que jamás le gustó, pero que se ganó gracias a su habilidad. En punta, el ‘goleador de América’ William Ramallo quien marcó siete goles lideraba el ataque, acompañado de Álvaro Peña y Julio César Baldivieso, conformaban el ataque de una generación extraordinaria.

Como visitante, Bolivia ganó un partido 7-1 a la entonces débil Venezuela, perdió 6-0 con Brasil en Recife y 2-1 con su rival directo, la Uruguay de Enzo Francescoli en el Centenario de Montevideo.

Sin embargo, en el Estadio Monumental de Guayaquil, Bolivia consagró su clasificación sumando el punto que necesitaba el 12 de septiembre de 1993, empatando 1-1 con Ecuador, gracias al gol de William Ramallo al minuto 45′. Uruguay sucumbía 2-0 en Maracaná con doblete de Romario y no le ancanzaba para clasificar a su tercer mundial consecutivo.

Ya en el Mundial, Bolivia tuvo que despertar poco a poco del cuento de hadas, todo por los problemas físicos que vivieron sus jugadores debido a la sobrecarga de partidos. Entre febrero y junio fueron 12 amistosos (¡Colombia jugó 20!), entre ellos dos contra Colombia, uno de ellos ganado por ‘La Verde’ por 0-1 en el Estadio Manuel Calle Lombana (hoy Bello Horizonte) de Villavicencio, quitándole 27 jornadas de invicto a la ‘Tricolor’ con un gol de Mario Pinedo (quien no jugó el Mundial).

El Soldier Field de Chicago fue el escenario del partido inaugural del Mundial de USA 94 con Alemania (vigente campeón del mundo, dirigida por Berti Vogts) el 17 de junio. Bolivia plantó cara y generó opciones que no concretó, aguantó 61 minutos hasta el arquero Trucco tuvo una defectuosa salida ante Thomas Hassler y Jürgen Kinsmann anotó al minuto 61′ el 1-0 definitivo.

¿Y ‘El Diablo’? Sin estar en plenas condiciones ingresó al minuto 79 para buscar empatarle a los alemanes, pero duró solo tres minutos en la cancha ya que el árbitro mexicano Arturo Brizio Carter lo expulsó con roja directa tras una falta sobre Lothar Matthäus, recibiendo dos jornadas de sanción.

El 23 de junio, Bolivia se midió ante Corea del Sur en Foxboro, sacando un 0-0 en el que los dos equipos brillaron por su incapacidad para definir en el área rival.

Donde todo empezó, todo terminó, en el Soldier Field. El 27 de junio, prácticamente sin opción de avanzar como mejor tercero, Bolivia cayó 3-1 con España, la misma selección que logró clasificar gracias a los goles de Pep Guardiola (19′, de penal) y el doblete de José Luis Pérez Caminero (65′ y 71′). Sin embargo, no todo fue malo, porque ‘Platini’ Sánchez marcó el único gol boliviano en la historia de los Mundiales al minuto 67′.

Después de esta experiencia mundialista, Bolivia llegó a los Cuartos de Final de la Copa América 1995 en Uruguay y fue subcampeona de la Copa América 1997 donde fue local, siendo la última página gloriosa del fútbol del altiplano.

En adelante, Bolivia solo clasificó una vez en las nueve ediciones siguientes de la Copa América a Cuartos de Final, y en los procesos de eliminatorias de los siete mundiales siguientes no estuvo ni cerca del repechaje, logrando como mejor registro el séptimo lugar rumbo a Corea-Japón 2022.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *