Clásico y Bohemio: El fracaso de Colombia en USA 1994

La Copa Mundial de 1994 fue uno de los fracasos deportivos más grandes de la Selección Colombia. Además de los malos resultados, la tragedia sucedida días después de la eliminación, no deja de conmocionar al país.

Por: Rubén Casas – @Benchobohemio en Twitter

El fútbol como la vida, es un compendio de momentos felices y situaciones inesperadas. La selectividad de la memoria nos sitúa en los primeros, pero el análisis concienzudo obliga a lo segundo. Repasar la historia incluye las glorias y las penas.

Antecedentes

La Selección Colombia llegó a la Copa Mundo con el rótulo de favorito, después de ser el líder en la eliminatoria y derrotar a Argentina por 5 goles en el Estadio Monumental. En su debut cayó derrotada 3-1 con Rumania. El equipo de Francisco Maturana sufrió un duro revés, sumado a amenazas recibidas. Gabriel Jaime ˈBarrabasˈ Gómez no saldría a la cancha en adelante por este motivo. En medio de este ambiente, Colombia estaba obligado a ganar para seguir en camino en el torneo.

El conjunto de los Estados Unidos, en su debut empató 1-1 con Suiza y con la obligación de anfitrión, el conjunto dirigido por Bora Milutinovic tampoco podía conceder una derrota ese día. Jugadores como Alexi Lalas, Tony Meola, John Harkes,Tab Ramos, Earnie Stewart, Eric Wynalda y Coby Jones hacían parte del seleccionado estadounidense.

El fracaso

Óscar Córdoba, Andrés Escobar, Luis Fernando Herrera, Luis Carlos Perea, Wilson Pérez, Herman Gaviria, Leonel Álvarez, Freddy Rincón, Faustino Asprilla y Anthony de Ávila fueron los hombres escogidos por Maturana para este duelo decisivo.

Al frente un seleccionado que en el papel no tenía la experiencia o el talento de los colombianos, pero la cancha mostró otra cosa, como muchas veces el fútbol lo ha hecho.

Colombia en los primeros minutos pudo abrir el marcador, incluso un balón en el palo ahogó el grito de gol nacional. Pasaban los minutos y los anfitriones más se acoplaron al terreno mientras que la ansiedad se apoderaba de los colombianos.

Llegó el fatídico minuto 33, Harkes realiza un lanzamiento desde la zona izquierda buscando a su compañero Wynalda pero Andrés Escobar intercepta, el balón se desvía y fue rumbo al arco colombiano, Córdoba ya estaba jugado y no pudo hacer nada. 1-0 celebraba Estados Unidos ante más de 90.000 espectadores en el Estadio Rose Bowl de Los Ángeles.

Un autogol que fue un valde de agua fría para Andrés, para el equipo y todo un país. Colombia no superó ese gol. Aunque intentó de forma apresurada empatar, la zona posterior de los locales fue una verdadera muralla.

Maturana intentó recomponer ingresando a Iván René Valenciano y Adolfo Valencia en reemplazo del ˈPipaˈ de Ávila y el ˈTinoˈ Asprilla para el inicio de la segunda parte.

Estados Unidos aprovechó que Colombia subió sus líneas y Tab Ramos coloca un pase a espaldas de Escobar y Perea, Stewart se anticipa a Córdoba y con un sutil toque de derecha anota el segundo en el minuto 52ˈ. Era el fin de Colombia.

En adelante Colombia con desespero buscaba el descuento mientras los locales de forma inteligente manejaron el compromiso, acechando el arco de Córdoba al contragolpe y generaron oportunidades claras para ampliar la diferencia.

En el minuto 89, por fin un pase filtrado del ˈPibeˈ después de varios rebotes llega a pies de Rincón, ˈEl Colosoˈ remata y el portero Meola logra salvar, ˈEl Trenˈ Valencia caza el balón y remata para el descuento.

Con el pitazo final del arbitro Fabio Baldas el estadio estalló en jubilo. Para los dirigidos por ˈBoraˈ el 2-1 era un triunfo histórico. Los colombianos salieron con la cabeza en el piso y en sus hombros uno de los fracasos más estrepitosos en las últimas décadas del fútbol colombiano.

La tragedia

El significado del fútbol para cada uno es relativo, desde un modo de vida o un entretenimiento, una pasión hasta una forma de ganar dinero, todo depende de la situación de quien lo vive o percibe. Más allá de todo eso, el deporte es un juego y salvo excepciones puntuales, lo que ocurre en la cancha termina trascendiendo de una forma tan trágica como lo sucedido el 22 de junio de 1994 en Los Ángeles.

Después de la eliminación, Andrés Escobar regresó al país, a pesar de los consejos de evitar la vida social por un tiempo, él decidió no hacerlo. Después de todo, él no había cometido ningún crimen, y como lo mencionó en el periódico el tiempo: “Muchos han entendido, otros no, pero igual hay que mirar hacia adelante porque todo va cicatrizando”

En la madrugada del 2 de julio, en la zona de parqueo de un restaurante en Medellín, Andrés Escobar fue asesinado en confusos hechos que involucraron como victimarios a personajes relacionados con el paramilitarismo y el narcotráfico

Después de varias décadas, el mundo del fútbol y la sociedad colombiana mantienen en su memoria con incredulidad lo sucedido, percibiendo que las cosas no han cambiado mucho desde ese entonces.

Con 27 años, su boda aproximándose y una negociación en proceso con el Milan, de forma injusta todo acabo, siendo el propio ˈCaballero de la canchaˈ quien días antes mencionó en medios “Hasta pronto porque la vida no termina aquí”. Quizás siempre tuvo razón, Andrés logro hacerse inmortal en la memoria de los colombianos.

Deja una respuesta