1, 2, 3… Suena la campana: El impacto de #SpeakingOut y más de la semana

Por: Rubén Casas – @Benchobohemio en Twitter

Pocas veces ocurren tantos eventos relevantes fuera del ring en tan poco tiempo. Despedidas, despidos, sanciones, anuncios y el COVID 19 se robaron la atención esta semana en el universo del wrestling.

1…

La pandemia provocó que las compañías tuvieran que buscar alternativas para la realización de sus eventos estelares. AEW tomó el primer paso y anunció hace varias semanas que su PPV: Fyter Fest pasará a ser un especial televisivo que se transmitirá en dos fechas (1 y 8 de julio) en TNT, en el horario usual de AEW Dynamite.

Esta semana NXT sorprendió a propios y extraños, anunciando que realizará un espectáculo televisivo especial, en el horario habitual de WWE NXT y también se emitirá en dos jornadas (1 y 8 de julio) en USA Network.

El nombre usado para este show especial será “The Great American Bash”, nombre del antiguo PPV de WCW y luego incorporado a WWE. Una estrategia clara de la ˈmarca amarillaˈ para mantener el primer lugar de sintonía, recuperado esta semana, teniendo en cuenta que en el acumulado de Wednesday Night Wars es AEW quien lleva la delantera. (31-6).

2…

El riesgo que asumen los luchadores y resto del personal de las empresas de lucha libre para mantener el espectáculo es latente. Los contagios de Renee Young, Jamie Noble, Adam Pearce y Kayla Braxton en WWE, además de los aislamientos por sospecha de contacto con el virus de Jon Moxley y QT Marshall en AEW prenden las alarmas.

La situación actual del Estado de Florida respecto al COVID-19 se agrava, y mientras la compañía de Tony Khan deberá aumentar el rigor de sus protocolos, la de Vince McMahon tendrá que aplicarlos con más severidad, algunos de sus talentos han decidido ausentarse durante un tiempo debido a la posibilidad de contagio.

3…

Gracias Taker, muchos de los lectores de este espacio, fanáticos del wrestling y este humilde servidor, estamos detrás de este espectáculo gracias a leyendas como The Undertaker. Mark Calaway recientemente en el documental ˈOne Last Rideˈ anunció su no retorno a la actividad (a no ser que Vince lo necesite).

El episodio de Friday Night Smackdown fue un tributo a la carrera de ˈEl Enterradorˈ, se proyectaron imágenes de su trayectoria y por primera vez en televisión abierta el Boneyard Match en el que enfrentó a AJ Styles en Wrestlemania 36, además de entrevistas de colegas y un segmento de Jeff Hardy colocando en su sitio a King Corbin por el irrespeto a la leyenda, con ayuda de varios miembros del roster.

¡Suena la campana!

Las denuncias de #SpeakingOut han impactado a la industria y las compañías han tomado acciones. Los despidos de Dave Crist, Joey Ryan, Michael Elgin (Impact Wrestling), Jack Gallagher, Travis Banks y El Ligero (WWE), la renuncia de Dave Lagana, vicepresidente de (NWA), el envío a terapia de Jimmy Havoc y la suspensión indefinida de Sammy Guevara (AEW), las investigaciones a Marty Scurll (ROH), el cierre temporal de PROGRESS y el definitivo de CHIKARA, parecen ser solo ˈla punta del icebergˈ de una escabrosa situación que exige cambios profundos. La violencia de género y las agresiones sexuales no serán toleradas. Otro sorpresa esta semana, causó la confirmación de la finalización de relaciones entre Impact Wrestling y Tessa Blanchard, y la correspondiente perdida del IMPACT Wrestling World Championship.

View this post on Instagram

La Única 💎 Innegable

A post shared by TESSA BLANCHARD (@tessa_blanchard) on

Deja un comentario