La Tribuna de Bencho: ¡Volvamos a hablar de “La Pelota”!

Bastante polémica se ha generado en torno a las declaraciones de Carlos Antonio Vélez y sus opiniones extradeportivas, dentro su habitual espacio deportivo. La politización de su discurso generó dos bandos de opinión que asemejan a una “Civil War”: #YoApoyoACarlosAntonioVelez vs #YoNoApoyoACarlosAntonioVelez.

Por: Rubén Casas – @Benchobohemio en Twitter

“La Tribuna de Bencho”, no solo trata de lo que ocurre en 90 minutos, en un terreno de juego. El futbol como fenómeno de masas, tiene un innegable impacto social. Es un reflejo de costumbres y hábitos del entorno en el que se encuentra. Por consiguiente, esta columna también está abierta a todos los actores que se relacionan con lo que ocurre interna o externamente en el juego, y en esta oportunidad cabe una reflexión sobre los medios.

Quizás para muchos el ideal, es que todos lo que inicien con una labor en medios se enfoquen únicamente en informar, sin embargo, en la realidad (y no solo en temas deportivos), la prensa no es meramente un intermediario, también toma parte de ese protagonismo. Sin importar el tamaño o el medio que se use para la difusión, el comunicador termina convirtiéndose en un punto de referencia para que el receptor del mensaje forme su propia idea sobre la realidad.

Mas que “perseguir” o en el peor de los casos “fabricar” o “distorsionar” una noticia, se debe llevar a que descubran sus entornos, su historia, sus realidades. El esfuerzo del comunicador debe enfocarse en que la información sea útil para una mejor construcción social, no en caer en el amarillismo o el chisme. No debe suplantar la información real por la emocionalidad.

Acá es cuando empieza ese rol de buscar la forma en la que transforma esa información del día a día en material novedoso y fresco, sin perder de vista una función social, contribuir a reforzar los criterios personales de los que coinciden con lo que aquí se expresa y por supuesto, respetar el criterio ajeno.

Muchos de nosotros nacimos y crecimos escuchando a los tradicionales comentaristas deportivos (entre ellos a Carlos Antonio Vélez), quienes sin duda son líderes de opinión. Es menester que a pesar de su trayectoria no olviden que su objetivo no debe ser el de aumentar su capacidad de generar escandalo o de hacer que su publico repita como “loros” lo que ellos “predican” en sus espacios.

El líder de opinión debe transmitir con valor. Su éxito se basa en que quien lo escuche, lea o vea, obtenga ese poder que da el conocimiento para formar o reforzar su posición ante el mundo. El derecho a la información corresponde al público y no al comunicador.

No es intención de este espacio, caer en la misma “trampa” de usar cualquier oportunidad en medios (especialmente los deportivos) para adoctrinar y/o desacreditar ciertas posturas políticas con el objeto de realizar propaganda de forma (no tan) disimulada y sutil, como ha terminado ocurriendo en otros espacios deportivos.

En esta oportunidad la invitación es para que todos lo que de una forma u otra hacemos parte del ambiente futbolístico, nos centremos en los temas que más nos atañen – como la situación económica de nuestros clubes o la liga femenina, por poner solo dos ejemplos- y evitemos desviar la atención y crear polémicas solo para generar tráfico en una página web.

Claro está, todos somos libres de expresar lo que queramos, pero “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”. Un asiduo lector de publicaciones de economía buscará información sobre estos temas en “The Wall Street Journal” y no en el “Diario Marca”, de igual forma, un oyente al momento de escuchar un espacio deportivo no espera escuchar un discurso de odio hacia un gremio de trabajadores y/o una postura política. Para esto último, afortunadamente tenemos redes sociales personales, para que podamos expresar nuestras posturas individuales.

El público quiere saber sobre análisis de los partidos, la actualidad de sus equipos, ver los goles y atajadas, conocer el concepto de los expertos arbitrales sobre jugadas polémicas, conocer a los protagonistas (futbolistas, entrenadores, entre otros), la cantidad de temas a tratar es variada y desafortunadamente en los últimos días hemos visto a muchos de los comunicadores deportivos más preocupados por la búsqueda de protagonismo o por promocionar un canal de televisión. ¡Volvamos a hablar de “La Pelota”!

Deja un comentario