La Tribuna de Bencho: Una Copa Poderosa

No hay mejor forma para salvar una temporada que celebrar un título. El “Equipo del Pueblo” a pesar de salir temprano a vacaciones, se da el lujo que muchos clubes del rentado nacional no podrán darse: Sumar un trofeo a su palmarés, con el agregado de lograr un boleto a la Copa Libertadores 2020.

Por: Rubén Casas – @Benchobohemio

Deportivo Independiente Medellín, se coronó de forma justa como campeón de la Copa Colombia, después de derrotar en la final al Deportivo Cali. Invictos durante la competición, dejaron en el camino previamente a Millonarios, Once Caldas y Deportivo Pasto.

Dicho lo anterior, es paradójico que este mismo equipo no logrará consolidarse en la liga durante 2019. El inicio de año no fue bueno, a mediados de abril el bajo rendimiento causó la salida del entrenador ecuatoriano Octavio Zambrano. Ricardo Calle asumió el cargo de forma interina, pero no logró clasificarse a las finales del Torneo Apertura.

Para el segundo semestre fue nombrado el experimentado Alexis Mendoza, pero tampoco logró un cambio notorio y terminó renunciando. Leny Maturana tomó la responsabilidad temporalmente en el banquillo del DIM.
Iniciando septiembre fue nombrado en propiedad Aldo Bobadilla, y a pesar que el ídolo paraguayo logró en poco tiempo levantar el nivel del “rojo de la montaña”, no alcanzó para clasificar a las finales del Torneo Finalización.

Cualquier desprevenido al revisar el historial en liga este año calificaría como un rotundo fracaso la temporada del Medellín. Pero esa Copa que muchos equipos siguen mirando por encima del hombro, que solo la utilizan para rotar nómina, logró salvarle el año al DIM. Un premio más que merecido, para un equipo que jugó cada uno de los compromisos de la Copa Colombia con seriedad y profesionalismo.

Podríamos destacar a varias figuras en la campaña, pero La Tribuna de Bencho se inclina por resaltar tres hombres claves en la temporada del Medellín. Andrés Ricaurte, Aldo Bobadilla y German Ezequiel Cano.

Ricaurte durante el año demostró ser uno de los jugadores más importantes en el esquema ‘Rojo’. Siempre que él estuvo bien, el equipo también lograba resultados. A pesar de las críticas –incluida la anécdota de la nevera en el partido por Copa contra el Once Caldas- no se enfrascó en polémicas y a pulso se ganó nuevamente el respeto de los seguidores ‘Rojos’.

Aldo Bobadilla llegó con el rotulo de ídolo y tanto el título de Copa, como el superlativo rendimiento, desde que llegó al banquillo solo perdió un partido – de local contra Millonarios- gracias a que logró transmitir a sus dirigidos una filosofía de juego caracterizada por el amor a la camiseta y la entrega durante los noventa minutos.

German Ezequiel Cano, el líder del DIM tanto en la cancha como en el vestuario, goleador en la Copa -6 goles-, el Torneo Apertura – 21 goles- y por el momento goleador del Torneo Finalización – 13 goles-por fin culmina una temporada alzando un título con su club. El fútbol se lo debía.

Equipos que gran parte de la temporada estuvieron en la cúspide, terminan el año con las manos vacías, por ejemplo Millonarios. Y clubes como Cali (subcampeón de Copa) o Atlético Nacional (líder del todos contra todos en el finalización), podrían sufrir la misma suerte de la parcial azul. Deportivo Independiente Medellín ya tiene en las manos su premio, una Copa Poderosa -con su correspondiente cupo a fase 2 de Libertadores-.

La afición del ‘Poderoso’ podrá recibir diciembre con la alegría del triunfo, adicional contará con un poco más de tiempo que otros clubes para buscar la consolidación de un proyecto que le permita hacer un buen papel en la próxima Copa Libertadores y los demás compromisos de 2020.

Deja un comentario