Foto: José Gabriel Celis / Rotonda Deportiva

Federer vs Zverev: lo ocurrido en el partido que no fue

Por: José Gabriel Celis @josegaceljose.celis@rotondadeportiva.com

Tristes y aburridos, algunos con miedo, así salieron varias de las personas que alcanzaron a estar en el Movistar Arena.

No fue un viernes normal el 22 de noviembre, y casi que todo se podría remitir a la profecía autocumplida de un colega que en la presentación del conversatorio de Roger Federer preguntó a los organizadores de IMLA de Colombia si no habría inconvenientes en la realización del partido al ser un día después del Paro Nacional.

Y resulta que el Paro Nacional se le salió de las manos a las autoridades, porque el caos comenzó a ser sectorizado desde el día anterior en Suba, y en la mañana y mediodía del viernes en Patio Bonito, Madelena, Portal Tunal, entre otros.

Lo deportivo iba marchando bien de forma paralela al descontrol en algunos sectores de la ciudad, con el exitoso conversatorio de Roger Federer en el Movistar Arena y la posterior clínica de tenis en las instalaciones de Compensar.

Ya sobre las 5 de la tarde, hora de apertura de puertas para el partido, no había transporte público sobre la Carrera 30. Prácticamente no pasaba ni un bus del servicio tradicional. La gente ya se movilizaba en camiones improvisados a los sectores populares.

Mientras tanto, en camionetas Mercedes-Benz llegaban los invitados especiales al partido, que poco a poco tenía toda la pinta de convertirse en la burbuja perfecta al descontento social que marchaba por la Carrera Séptima y al vandalismo de pocos en varios sectores.

Reinaba la tranquilidad en el Movistar Arena, había policía suficiente, en la cancha ya calentaban Nicolás Mejía y Thiago Tirante, así los veíamos desde un sector de prensa improvisado en los peores lugares del escenario donde no se vendieron las ostentosas boletas desde 800 mil pesos (las más caras fueron de casi 2 millones de pesos).

Poco tiempo pasó después del anuncio de la alcaldía de decretar toque de queda en la ciudad desde las 9:00 de la noche cuando en los parlantes del lugar anunciaron que el partido entre Federer y Zverev iba a comenzar a las 6:45 p.m. y no a las 8:30 p.m. como estaba previsto inicialmente.

Pocos minutos después habló en su alocución presidencial Iván Duque y al mismo tiempo salían a la cancha Roger Federer y Alexander Zverev, acompañados del gerente de IMLA de Colombia Manuel Maté, el periodista Nicolás Pereira y la presentadora Andrea Guerrero. Todo esto después de un anticlimático evento comercial de los 100 años de la Aerolínea Avianca.

La noticia anunciada era la cancelación del partido porque el PMU (Puesto de Mando Unificado de la Policía) no dio la autorización a jugarse, a pesar que minutos antes en los parlantes habían anunciado que el evento estaba “protegido del toque de queda por la Alcaldía Mayor de Bogotá”.

“Zacha (Alexander Zverev) y yo (Roger Federer) estamos muy apenados que esto pase. Pero algunas veces tenemos que estar seguros y tener cuidado y por eso es que está decisión es por la gente, espero que algún día pueda volver y jugar aquí”, dijo Roger Federer.

Los tenistas agradecieron a la gente y los organizadores antes de retirarse. Roger Federer se marchó entre lágrimas con lo ocurrido, pero sabiendo que tiene una cuenta pendiente por saldar en Colombia.

Hubo abucheos, descontentos, cánticos de “bullshit” por parte de algunas personas que esperaban fuera realidad la burbuja del partido, pero era inevitable. Había que salir del Movistar Arena y sin transporte cercano para quienes no tenían carro particular (me incluyo) la opción fue caminar hasta el hogar antes del inicio de la restricción.

Queda un sinsabor desde lo deportivo y desde el espectáculo. Sin embargo, el dinero de las boletas será devuelto toda vez que el evento no ocurrió.

Mientras tanto, el Paro Nacional continúa, ojalá sin más hechos de violencia que lamentar.

Deja una respuesta