El fútbol femenino regresó en Estados Unidos, pisando fuerte y marcando la diferencia

Por: José Gabriel Celis – @josegaceljose.celis@rotondadeportiva.com

La Challenge Cup de la NWSL marcó el regreso de los deportes de conjunto en Estados Unidos en medio de la pandemia con muchas historias para contar.

Lo primero, el impacto que generaron las futbolistas en el juego inaugural entre North Carolina Courage y Portland Thorns, ya que en el contexto de las protestas en Estados Unidos por el asesinato de George Floyd y en reivindicación a la igualdad de derechos.

Llamó la atención la reacción contraria del legendario exfutbolista Alexi Lalas, quien fue corregido por más personalidades del fútbol y la vída pública de Estados Unidos.

Lo segundo, tiene que ver con que se abrió polémica por la protesta de las futbolistas, actuando de forma unida al respecto, subrayando el nacionalismo fervoroso de los Estados Unidos y el gesto de tomar una rodilla en el piso, como hizo en 2016 Colin Kaepernick, quarterback que fue víctima de un veto silencioso de la NFL y sus equipos por ello.

De hecho ante la petición de varios sectores (incluido el mismo Alexi Lalas) de revisar la situación de los himnos, la NWSL tomó la decisión de dejar en libertad a las futbolistas de quedarse en el camerino en caso que lo consideren durante el himno nacional.

Lo tercero, que de forma más que creativa, la organización de la NWSL consiguió nueve patrocinadores para este campeonato relámpago en el que participan nueve clubes. Sin duda todo un ejemplo para otros países.

En cuarto término, sobre el torneo en lo deportivo. No es una liga amateur. La NWSL es profesional y es el único torneo de fútbol femenino activo en medio de la pandemia, luego que el Wolfsburgo se coronara campeón de la Frauen Bundesliga.

En total son ocho equipos (y ojo a los nombres) los que toman parte del torneo. North Carolina Courage, Washington Spirit, Houston Dash, Utah Royals, Sky Blue FC, OL Reign, Chicago Red Stars y Portland Thorns.

Cabe subrayar que Orlando Pride optó por retirarse del torneo por el registro de contagios de COVID-19, siendo una decisión más que responsable.

Nuevamente, Estados Unidos marca la diferencia en el deporte, particularmente en el fútbol femenino donde son cuatro veces campeonas mundiales y cuentan con completas garantías laborales y deportivas para desarrollar la actividad deportiva.

Deja una respuesta