Foto: Cortesía CONMEBOL

Las futbolistas de Colombia alzan sus brazos en protesta por la incertidumbre del fútbol femenino

Los ojos del continente están en la Copa América Femenina, y las futbolistas de la ‘Tricolor’ se hicieron notar.

La mala noticia de la imposibilidad que manifiesta Dimayor de hacer una Liga Femenina, tal como había anunciado su presidente Fernando Jaramillo a un día de iniciar el torneo, tuvo repercusión inmediata en el acto protocolario previo al partido en el que Colombia superó 4-2 a Paraguay por la Copa América Femenina en Cali.

Titulares y suplentes alzaron sus brazos en señal de protesta, en un hecho en el que prefirió no entrar en detalles Mayra Ramírez al ser preguntada al respecto en la conferencia de prensa postpartido.

Sin embargo, por redes sociales se conocieron más imágenes de las futbolistas colombianas, en ropa de presentación, lo cual fue replicado por algunas de las jugadoras que son denominadas como “vetadas” por haberse expresado en el pasado a favor de un fútbol femenino con garantías en el país.

Para un mayor contexto, Natalia Gaitán e Isabela Echeverri (ganadoras del Oro Panamericano en 2019 y recientemente presentadas como refuerzo de Tigres y Rayados de México, respectivamente) junto a la mundialista y referente Yoreli Rincón y la guardameta Vanessa Córdoba (hija de Óscar Córdoba, recientemente fichada por Deportivo Cali tras un exitoso paso en Querétaro de México), son las grandes ausencias del torneo continental al no ser elegidas por el técnico Nelson Abadía, quien en anteriores ocasiones ha negado la existencia de un veto.

En diferentes situaciones, las cuatro futbolistas mencionadas se han manifestado en situaciones de premios de Selección Colombia, difusión y estabilidad de la Liga Femenina (que ha tenido torneos incluso de máximo dos meses en un año calendario) además de mantener su estatus de torneo profesional.

El detonante fue la decisión de la Asamblea Extraordinaria de la Dimayor, que al parecer se trata de un entramado en el que algunos clubes buscan que Fernando Jaramillo sea cesado de su cargo, aunque en días anteriores había comentado ante los medios que ocho clubes sí estaban interesados en seguir el torneo: Deportivo Cali, América de Cali, Millonarios, Atlético Nacional, Real Santander, La Equidad, Llaneros y Atlético Bucaramanga.

Tras el calor de la protesta, al parecer sí habrá Liga Femenina, pero aún tendrán mucho camino por recorrer las futbolistas en una lucha que representa mucho más que los objetivos deportivos de clasificar a la Finalissima 2022, la Copa Mundial Femenina 2023 y los Juegos Olímpicos de París 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.