Juventud, divino tesoro

Juan Escallón de la Torre
Últimas entradas de Juan Escallón de la Torre (ver todo)

Muchos futbolistas brillaron en campeonatos mundiales juveniles y generaron expectativas sobre carreras fantásticas que nunca llegaron.

Hoy quiero presentarles un Top 10 no exhaustivo y no necesariamente en ese orden estricto de aquellos futbolistas que nos deslumbraron en mundiales de categorías diferentes a la absoluta o debutando muy jóvenes en grandes equipos, que nos hicieron pensar que serían grandes estrellas del futbol mundial y que, después de algunos años, mostraron que ese gran mundial juvenil no fue más que un espejismo.

Es un listado personal, por gustos propios, nadie tiene que estar de acuerdo. Si tienen otras propuestas o consideran que alguien que está no debería estar o que dejé a alguien por fuera, bienvenidos los comentarios.

Diez

Henrique, jugador brasilero que en Colombia 2011 deslumbró con su talento y sus goles. Debutó en el San Pablo de su país con buenas actuaciones, pero, con el paso del tiempo fue perdiendo la chispa y empezó un largo camino de cesiones por una innumerable cantidad de equipos de su país y que, incluso, lo llevó a Turquía y Portugal sin mayor trascendencia. Hoy, juega en el Goiás y busca, a sus 29 años, acercarse al nivel que deslumbró al mundo hace diez años.

Nueve

Theo Walcott: El más joven en debutar con Inglaterra, el más joven en marcar un hat-trick. La esperanza de la cantera del Arsenal. Un jugador rápido, de muy buen pie. Es imposible negar su calidad, tuvo enormes actuaciones con los ‘Gunners’, pero, nunca pudo quitarse el peso de ser promesa y no logró el nivel que muchos pensaban. Hoy está en Southampton, equipo que lo vio surgir, esperando poder ser la que muchos creen que es.

Ocho

Robinho: El heredero de Pelé. Surgió en el Santos de su país y pronto dio el salto a Europa donde comenzó a caminar por distintos equipos países sin poderse consolidar. Jugó en el Milán, Real Madrid y Manchester City sin poder demostrar el talento que el mismo Pelé le vio. Hoy en día sigue regateando balones y buscando equipo para volver a mostrar algo de su talento.

Siete

Anderson Oliveira: Balón de oro sub-17, estrella desde muy joven. Alex Ferguson confió en el y el Manchester United pagó más de 30 millones de euros por su ficha. Nunca se consolidó, su nivel en los ‘Red Devils’ sufrió un bajón impresionante y no logró adaptarse a Inglaterra. Se fue cedido a Italia y Brasil y hoy en día juega en el Adana Demirspor de la liga de Turquía.

Seis

Drenthe: Llegó a Real Madrid como la gran estrella emergente del fútbol holandés, pero en los cinco años que estuvo en la casa blanca solo jugó 59 partidos y marcó 4 goles. Nunca pudo mostrar el talento por el que el equipo merengue lo llevó a España. Se fue cedido al Hércules, al Everton, y después fue a Inglaterra, Rusia y Turquía en equipos de media tabla hacia abajo. Hoy en día está en Países Bajos en el Kozakken, equipo muy lejano a su supuesto nivel.

Cinco

Ganso: Gran figura del Santos y el San Pablo. Mostró una enorme calidad técnica y una gran visión para el manejo del medio campo. En 2016 llegó al Sevilla y, como muchas promesas del fútbol, Europa demostró su realidad. En el equipo andaluz apenas jugó 278 partidos en 3 años antes de pasar al Amiens francés en una cesión con más pena que gloria. Desde 2019 juega en el Fluminense de su país donde, por momentos muestra señales de la calidad que en Europa no se vio.

Cuatro

Mario Balotelli: Jugador polémico y controvertido. Más conocido por su temperamento y mal comportamiento que por su efectividad en el campo de juego. Tuvo un inicio fantástico con el Inter de Milán con 19 goles en 18 partidos en las categorías juveniles lo que lo llevó al primer equipo. Problemas con José Mourinho hicieron que se fuera a jugar al Manchester City donde peleo más con el técnico Mancini de lo que aportó en cancha. Después pasó por el AC Milan, Liverpool, Niza y Olympique de Marsella. Finalmente recayó en el Brescia italiano y hoy se encuentra sin equipo entrenando con un club de la Serie D y suena para el Pyramids de la liga egipcia. Un jugador con gran talento pero que nunca pudo consolidarse por su mal temperamento y por las locuras a lo largo de su carrera.

Tres

Bojan Krkic: El nuevo Messi le llamaron y, posiblemente, esa comparación, le generó tanta presión que acabó por derrumbarlo y sumirlo en ataques de ansiedad. Se negó a jugar la Euro 2008 por la presión. Tiene el récord de ser el único español en marcar goles en las cinco grandes ligas europeas, pero de ese pequeño talentoso de las inferiores del Barcelona hoy queda muy poco. Desde 2019 juega en el Montreal Impact, ojalá estar lejos de Europa le quite un poco de presión y pueda volver a mostrar el talento con el que, a sus 17 años, deslumbró.

Dos

Pato: “La nueva promesa de Brasil” lo llamaron. A los 17 años el AC Milan pagó 17 millones de euros por su pase al Inter de Portoalegre. Mostró grandes capacidades en su primera temporada, pero, poco a poco, las lesiones fueron mermando su confianza y así su nivel fue cayendo. Después de cinco años en el club y muy lejos del nivel que había mostrado al llegar se fue a jugar al Corinthians brasilero. Posteriormente, jugaría en San Pablo, Chelsea, Villarreal y el Tianjin Quanjian chino sin poder consolidarse ni volver nunca a su nivel. Hoy se encuentra sin equipo y más cerca del retiro que de volver al nivel de sus primeros años.

Uno

Freddy Adu: Aquí tengo que hacer una confesión y es que creo que nunca tuvo realmente el nivel para cargar el apodo con el que empezó su carrera. “El nuevo Pelé”. Inició su prometedora carrera en DC United a los 14 años de edad y mostró condiciones que llamaron la atención de grandes de Europa. Benfica lo llevó al viejo continente esperando una gran estrella, sin embargo, esa estrella nunca llegó. No logró adaptarse al fútbol europeo y comenzó una maratón de cesiones hasta recaer en Las Vegas Lights, un equipo en expansión de la USL. Joven maravilla al que la fama le llegó muy temprano y lo hizo enfrentarse a un mundo para el que, seguramente, no estaba preparado. Una víctima más del fútbol comercial moderno. Creo que muchos faltaron, la historia del fútbol es rica y extensa. Algún día les presentaré mi Top contrario, las promesas de los campeonatos juveniles que después construyeron grandes carreras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.